Senza un perche o Los Drivers de las Mujeres Poderosas

Esta canción de NADA ha sido un descubrimiento estos días. Alguien a quien quiero mucho me dijo que esta canción crecería en mí. Y a esa frase tan potente llevo, desde entonces, dándole vueltas.

Inevitablemente he relacionado esa canción con una entrada que publiqué hace algún tiempo y a la que, la misma persona, me sugirió que le añadiera algo más, que le faltaban los “drivers”, y así es, cuando hablé de las mujeres poderosas no hablé de nuestros drivers, de nuestros archivos de control, aquellos que conectan con nuestro “sistema operativo” y nos ayudan a funcionar. Y pensé que era cierto, que si queríamos educar niñas poderosas y niños que contribuyan a ello había que saber cuáles eran esos archivos clave.

La confianza en una misma: podía haber puesto también autoestima, pero he preferido utilizar esta expresión porque me gusta la palabra confianza, creo que si esa palabra fuese más real, el mundo funcionaría mucho mejor. Añado “en una misma” porque me canso de ver en mis aulas niñas y niños que no creen que sean capaces, que piensan que no pueden y destrozar esa creencia limitante lleva tiempo. El profesorado tiene una parte importante en la construcción de este concepto. Hay que desterrar de las clases las frases como “no puede”, “no se le da bien”, “claramente esta materia no es lo suyo”  y un largo etcétera de frases similares. Por supuesto, dar un papel relevante a las niñas en el aula para que confíen en sí mismas es la segunda parte de este concepto.

Las ganas de superación y la ambición: ¡qué mal vistas estamos aún las mujeres que nos declaramos ambiciosas! De nuevo, el engaño y la trampa de las palabras. No quiero extenderme con el concepto del “techo de cristal”, pero ahí está. Superarse, ser ambiciosa es un rasgo positivo porque nos lleva a buscar lo mejor de nosotras mismas, el problema está cuando la ambición se traduce en pisar a quien está a nuestro lado, o perder los valores, no tener escrúpulos para conseguir algo; pero esa no es la ambición de la que hablo, yo hablo de aquella que hace que cada día sea una oportunidad y que nos lleva a querer conseguir lo mejor que llevamos dentro. Creo que si educásemos en este concepto de ambición, de superación, podríamos contribuir para lograr una sociedad con personas más competentes y más comprometidas consigo mismas y con las demás.

La libertad: nada de esto tiene sentido sino partimos de este “driver” fundamental. Sin duda es la pieza que conecta todas las demás. Educar en libertad supone crecer en libertad. Solo esta palabra nos daría para todo un artículo, así que quedémonos solo con una idea fundamental:  la educación de una libertad que haga niñas capaces de ser críticas y decidir qué quieren o qué no quieren sin que en medio aparezcan estereotipos sociales y/o culturales.

La gestión emocional: que supone saberse y conocerse. Quiero creer que las emociones hoy día ya tienen una identidad propia y ya no denostada como hace unos años, cuando, ser emocional se identificaba solo con chicas, como símbolo de flaqueza o de menor capacidad de liderazgo o de control de equipos

La fortaleza o la resiliencia: para ser una mujer poderosa hay que tener siempre actualizado este drive. Caerse está permitido, levantarse es obligatorio. Y eso también se educa. Insistiendo en la tolerancia a la frustración, en aprender a remontar una y otra vez. Sin duda, este ha sido, siguiendo con nuestra metáfora de hoy, el drive que más he tenido que actualizar últimamente, siempre poniéndolo en la última versión. Por suerte, o como dice una amiga mía, por “buena suerte”, he tenido que utilizar mi capacidad de resiliencia para seguir adelante y salir, además, más fortalecida. Sin duda, es una de las capacidades que configuran a las mujeres poderosas y hay que enseñar esa capacidad que tantas veces se nos olvidamos que tenemos.

Puede que en otras entradas recuerde más drives, ya se sabe, esto de la tecnología va muy rápido e igual nos conviene ir añadiendo nuevos.

Gracias por tanto, esta vez, sobre todo a Diego por pensarme y descubrirme en esa canción y  a Roberto por ser capaz siempre de ajustar todos mis drivers y actualizar mis versiones.

Have your say

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies